Title Image

Displasia de Cadera

Dr. Emmanuel Vargas Jasso | Cirujano Ortopedista y Traumatólogo

La displasia de cadera es una deformación de la articulación coxofemoral que presentan algunos bebés. Si no es tratada de manera oportuna acarrea consecuencias importantes, como disminución de la movilidad de la articulación, cojera o artrosis.

¿Qué es la displasia de cadera?

La displasia de cadera es una anomalía que ocurre cuando el acetábulo (la zona de la pelvis conectada con el fémur) no abarca totalmente la cabeza del fémur.

En otras palabras, el extremo superior esférico del fémur no se adapta al hueco de la pelvis.

Esta irregularidad aparece mientras el bebé está en el útero o en sus primeros momentos de vida, por lo que constituye una deformación congénita, es decir, que está presente desde el nacimiento.

Dr-Emmanuel-Vargas-Jasso-Cirujano-Traumatologo-Ortopedista-Especialista-en-Displasia-de-Cadera-en-Colonia-Roma-Mexico-v001-compressor

¿Cuáles son las causas de la displasia de cadera?

Las causas de la displasia de cadera no se conocen con exactitud. Sin embargo, se han señalado factores de riesgo: situaciones, hábitos, enfermedades, condiciones, etc., que pueden provocarla:

Posición podálica

Es una postura de parto, en la que los pies del bebé son la parte del cuerpo más cercana al canal de parto. Esta posición puede propiciar la descolocación entre el acetábulo y la cabeza del fémur.

Sexo femenino

Dadas las características biológicas del cuerpo femenino, que implican un grado más elevado de distensión en los ligamentos de la cadera, haciendo que sean más flexibles y laxos, la displasia de cadera se produce con mayor frecuencia en bebés del sexo femenino.

Primer embarazo

En estos casos, las paredes del útero carecen de laxitud, por lo que se ejerce una fuerte presión sobre la articulación coxofemoral del bebé, motivo por el cual la displasia de cadera se presenta con más frecuencia en la primigesta.

Embarazos múltiples

Este tipo de embarazos pueden ocasionar restricción en la movilidad de la articulación de los gemelos, pudiendo propiciar retrasos en el desarrollo del acetábulo. Sin embargo, el riesgo no es estadísticamente significativo.

Reducción del líquido amniótico (oligohidramnios)

Una carencia de líquido amniótico acarrea problemas en el desarrollo de los tejidos, incrementando la probabilidad de displasia de cadera.

Hipertensión gestacional
Conlleva alteraciones en el riego sanguíneo, lo que afecta las cantidades de sangre y oxígeno que requiere la placenta.

Tampoco se descarta el factor hereditario. La evidencia empírica arroja la existencia de múltiples episodios de displasia de cadera en una familia, siendo las hembras las más afectadas.

¿Cuáles son los síntomas de la Displasia de Cadera?

La displasia de cadera se manifiesta de varias maneras en función de la edad del afectado:

  • En la estructura temprana de los bebés, la displasia de cadera se conoce a partir de la longitud de las piernas. Una pierna más prolongada que la otra es un síntoma de displasia de cadera.
  • Cuando el infante es capaz de ponerse de pie y caminar, la displasia de cadera se puede advertir por la aparición de renguera, que es la incapacidad para caminar con normalidad.
  • En la adolescencia y la adultez, la displasia deriva en condiciones muy graves como artrosis o desgarro. En estos casos, los síntomas son: dolor muy intenso al momento de realizar una actividad e incapacidad para mantenerse estable.
Dr-Emmanuel-Vargas-Jasso-Cirujano-Traumatologo-Ortopedista-Especialista-en-Displasia-de-Cadera-en-Colonia-Roma-Mexico-v002-compressor

¿Cómo se diagnostica la displasia de cadera?

Un ortopeda pediátrico puede efectuar diversas técnicas de exploración para identificar la displasia de cadera. Veamos algunas:

Signo de Galeazzi

Esta es, con mucha frecuencia, la primera técnica exploratoria del médico especialista. Consiste en acostar al bebé boca arriba, juntar sus pies y doblarle las rodillas. Si las últimas están desniveladas, entonces el bebé tiene displasia de cadera.

Maniobra de Barlow

Aplicando la maniobra de Barlow, el especialista evalúa el grado de estabilidad de la articulación. Primero se coloca al neonato en decúbito dorsal. Luego se flexionan sus rodillas en un ángulo de 90 grados, de forma que el médico alcance el fémur con la mano. Se debe colocar el pulgar en el lado interno del muslo y el resto de los dedos deben tantear el trocánter mayor. La otra mano debe situarse en la pelvis o en la otra rodilla, y se debe emplear como punto de apoyo.

Hecho lo anterior, se aduce la cadera unos 20 grados y después se ejerce una presión ligera, pero estable, para determinar la estabilidad de la articulación. La presión debe incrementarse poco a poco.

Al principio de la maniobra, se puede percibir un ligero desplazamiento de la cadera. Ese movimiento se origina por el choque del extremo superior del fémur sobre la cavidad de la pelvis.

Maniobra de Ortolani

Este método tiene como finalidad evaluar si la cadera luxada es reducible o irreductible.

El especialista flexiona las rodillas del neonato en un ángulo recto. Se mueve la pierna que se está estudiando hacia afuera y se procura aproximarla al plano de la cama.

Se aplica una fuerza graduada y moderada sobre el trocánter mayor. Si hay displasia de cadera, presentarán restricciones para efectuar la abducción.

Tratamiento para la Displasia

La displasia de cadera se puede tratar con múltiples métodos; la aplicación de estos dependerá de la gravedad de la condición.

Displasia leve

En estos casos, se utiliza una férula flexible y suave, de modo que asegure el fémur en la cavidad y extienda la longitud de las piernas y, a su vez, garantice la plena movilidad del niño para caminar, flexionar, etc.

Displasia media

Para este tipo de deformación también se emplean férulas, pero de mayor agarre y rigidez, que hacen que las piernas permanezcan flexionadas. Estas férulas restringen el movimiento del infante, mientras las tenga, este no podrá estirar ni unir sus piernas. Estas férulas se emplean para mantener la postura de la cadera mientras esta se realinea.

Displasia grave

Se coloca un vendaje en la pelvis que no permite ningún tipo de movimiento en las extremidades inferiores. El paciente debe permanecer con el mismo aproximadamente 3 semanas.

El cuidado de los neonatos y de los infantes exige mucha atención, a estos se les debe observar de forma permanente. Si notas en tu bebé algún síntoma de displasia de cadera, ponte en contacto de inmediato con un especialista. El Dr. Emmanuel Vargas, cirujano traumatólogo, se especializa en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la displasia de cadera. Lo puedes encontrar en la colonia Roma Sur de México. Para reservar una consulta con él, solo debes llenar el formulario ubicado en el costado derecho de esta página.

 

5 (100%) 1 vote[s]

 

Contáctame

¿Te interesa agendar una consulta con el Dr. Emmanuel Vargas? Llena el siguiente formulario con tus datos y en cuanto recibamos tu información, nos pondremos en contacto contigo.

Call Now Button